Cleveland Clinic Logo
Enfermedad Vascular en las Extremidades Inferiores

Enfermedad Vascular en las Extremidades Inferiores

¿Qué es la enfermedad arterial periférica (EAP, por sus siglas en inglés PAD)?

La enfermedad arterial periférica (EAP, siglas en inglés PAD) – también conocida como enfermedad vascular periférica, enfermedad vascular en las extremidades inferiores, ateroesclerosis o endurecimiento de las arterias – es un trastorno que ocurre en las arterias del sistema circulatorio. Las arterias son los vasos sanguíneos que llevan la sangre rica en oxígeno y nutrientes desde el corazón a todas las zonas del cuerpo. Como los vasos sanguíneos del corazón (arterias coronarias), tus arterias periféricas (vasos sanguíneos fuera del corazón) también pueden desarrollar ateroesclerosis – la acumulación de depósitos de grasa y colesterol, llamados placas – en las paredes interiores. Con el paso del tiempo, la acumulación estrecha la arteria. Eventualmente la arteria estrechada causa que haya menos flujo de sangre a los tejidos del cuerpo y entonces puede ocurrir una enfermedad llamada isquemia. Un bloqueo en las piernas puede llevar a tener dolor de piernas o calambres cuando se hace ejercicio (claudicación), cambios en el color de la piel, llagas o úlceras y una sensación de cansancio en las piernas. La pérdida total de la circulación puede llevar a tener gangrenas y pérdida del miembro.

¿Cuáles son los síntomas de EAP (siglas en inglés PAD)?

La enfermedad arterial periférica (siglas en inglés PAD) puede ir acumulándose durante toda la vida, y los síntomas pueden no hacerse obvios hasta una edad más avanzada. EL primer síntoma notable de EAP (siglas en inglés PAD) suele ser un calambre doloroso de los músculos de la pierna cuando se está caminando. Este dolor se suele notar en la pantorrilla, pero también se puede sentir en la nalga o en el muslo. Esta es una enfermedad llamada Claudicación intermitente. El dolor puede ser lo suficientemente severo como para interferir con la posibilidad de andar de manera normal. Cuando no te estas moviendo, los músculos necesitan menos flujo de sangre, y el dolor desaparece. A menudo, el individuo no siente calambres ni dolor, pero puede sentir adormecimiento, debilidad, pesadez o fatiga en los músculos cuando anda, y los síntomas se alivian con el descanso. Mucha gente con principios de EAP (siglas en inglés PAD) no tienen ningún síntoma.

Otros síntomas de EAP en estado avanzado pueden incluir:

  • Una sensación de quemazón o dolor en los pies y en los dedos de los pies cuando se está en descanso, especialmente durante la noche mientras estas tumbado
  • Una temperatura fresca en la piel de los pies
  • Cambios de color en la piel
  • Llagas en los dedos de los pies y en los pies que no se acaban de curar

¿Cuáles son los factores de riesgo para EAP (siglas en inglés PAD)?

Un individuo corre el riesgo de desarrollar EAP (siglas en inglés PAD) cuando se presentan uno o más de los siguientes factores de riesgo:

  • Fumar
  • Diabetes
  • Edad avanzada
  • Género masculino: la EAP afecta tanto a hombres como a mujeres, pero ocurre ligeramente más frecuentemente en los hombres
  • Presión arterial alta
  • Colesterol alto

¿Cómo se diagnostica la EAP (siglas en inglés PAD)?

Tu médico puede pedir que te hagas ciertas pruebas que ayuden a diagnosticar la EAP (siglas en inglés PAD) para determinar la severidad de la enfermedad.

Las pruebas diagnósticas pueden incluir:

  • Índice tobillo/brazo (ITB, siglas en inglés ABI). Esta prueba compara las medidas de la presión sanguínea tomadas en la parte inferior de la pierna con las tomadas en el brazo. Se ponen manguitos para medir la presión arterial en el brazo y en la pierna y se inflan, mientras que un instrumento portátil (llamado Doppler) se usa para oír el flujo de sangre en estas zonas del cuerpo. La exploración mediante ITB (siglas en inglés ABI) ayuda a evaluar la cantidad de flujo sanguíneo que hay hacia las piernas y los pies, que es una cantidad inferior en las personas que sufren de EAP.
  • Registrador del volumen del pulso (siglas en inglés PVR). Esta prueba mide los cambios en el volumen de sangre que ocurren en las piernas. Durante esta prueba, se ponen manguitos para medir la presión sanguínea tanto en el brazo como en la pierna y se inflan ligeramente mientras que el paciente está tumbado. Entonces, se disminuye la presión en los manguitos y se le pide al paciente que ande en una cinta de correr durante cinco minutos o hasta que le dé dolor en la pierna. Cuando la sangre pasa por las arterias, los vasos sanguíneos se expanden, causando un aumento o disminución en el volumen de aire que hay en el manguito. Una grabadora nos muestra estos cambios en el volumen del pulso en forma de ondas en un monitor. La presión sanguínea se puede medir antes y después de hacer ejercicio y así ayudar a delimitar si el dolor es debido a la EAP (siglas en inglés PAD) o a otras causas.
  • Ecografía (ultrasonido) vascular. Esta es una prueba de carácter no invasivo que se usa para examinar la circulación de la sangre. Durante una ecografía vascular, un transductor (un aparato portátil) se coloca en la piel encima de la arteria que se quiere examinar. El transductor emite unas ondas de sonido que rebotan contra la arteria. Estas ondas de sonido se graban, y se crea una imagen del vaso sanguíneo que se muestra en un monitor. Esta prueba puede usarse para detectar un bloqueo en la arteria.

Otras pruebas pueden incluir la angiografía, el TAC – tomografía computerizada (siglas en inglés CT scan), o una imagen por resonancia magnética (siglas en inglés MRA).

  • La angiografía (también llamada arteriografía). Estos rayos-x proporcionan "mapa de carreteras" de tu enfermedad y se usan rutinariamente para planear tu tratamiento quirúrgico. Se inyecta una sustancia de contraste (tinte) en una arteria en la ingle y se toman fotos mediante rayos-x del interior del vaso sanguíneo que se está examinando para mostrar el flujo de la sangre y detectar posibles bloqueos.
  • TAC (siglas en inglés CT scan). En esta técnica de diagnóstico se hacen múltiples rayos-x desde diferentes ángulos en un periodo de tiempo muy corto. Las imágenes se recopilan en una computadora y en el monitor se muestran imágenes de corte transversal del vaso sanguíneo.
  • Resonancia magnética (siglas en inglés MRA). Esta técnica de diagnóstico usa unos imanes muy potentes para crear imágenes de los vasos sanguíneos.

¿Cómo se trata la EAP (siglas en inglés PAD)?

La enfermedad arterial periférica se trata mediante:

  • Modificaciones en tu estilo de vida
  • Medicamentos
  • Intervenciones no quirúrgicas
  • Cirugías

¿Qué quiere decir modificar tu estilo de vida?

Se recomiendan modificaciones al estilo de vida para prevenir una progresión de la enfermedad así como para reducir los factores de riesgo para contraer las enfermedades coronarias y enfermedad de la arteria carótida. Las modificaciones al estilo de vida que se recomiendan incluyen:

  • Parar de fumar y de usar productos del tabaco.
  • Controlar la presión arterial alta y la diabetes.
  • Ir a hacerte revisiones con tu médico regularmente
  • Que tu médico revise tu perfil de lípidos y si fuera necesario, que te ponga un tratamiento para llegar al objetivo aconsejado en el número de lípidos.
  • Come alimentos que sean bajos en grasas saturadas y colesterol.
  • Consigue y mantiene un peso deseable.
  • Haz ejercicio regularmente. Andar es muy importante y te puede ayudar a tratar la enfermedad vascular periférica.
  • Controla otros factores de riesgo de la apoplejía. Limita la cantidad de alcohol que bebes.

¿Cuáles son los medicamentos que se pueden usar para tratar la enfermedad vascular de las extremidades inferiores?

Se pueden recomendar medicamentos para disminuir las grasas y el colesterol en tu sangre y/o para hacer que tu sangre sea menos "pegajosa". Estos medicamentos incluyen:

  • Medicamentos "estatinas", que bajan el nivel de lípidos.
  • Se puede recomendar un medicamento anti-plaquetarios (aspirinas y/o clopidogrel [Plavix®]). Los agentes anti-plaquetarios (anti-coagulantes) disminuyen la habilidad de la sangre para coagularse y se recetan para reducir el riesgo de un ataque al corazón o una apoplejía.
  • También se puede recetar Cilostazol (Pletal®). Se ha demostrado que este medicamento puede mejorar la distancia que pueden andar algunos pacientes. Tu médico te dirá si este medicamento puede ser útil para ti.

¿Cuáles son los procedimientos que se pueden usar para tratar la EAP (siglas en inglé PAD)?

Hay intervenciones no quirúrgicas y también intervenciones quirúrgicas.

Intervenciones no quirúrgicas
  • Angioplastia de globo. La angioplastia de globo abre las arterias bloqueadas apretando las placas contra las paredes de las arterias con un globo que se introduce a través de un catéter.
  • Aterectomía (por láser o mecánica). Este procedimiento elimina la placa de las arterias mediante el uso de un catéter que se inserta dentro de la arteria que contiene los bloqueos.
  • Colocación de Stent. El "stenting" consiste en la introducción de un tubo pequeño de malla de acero en una arteria estrecha. El stent sirve de apoyo permanente para que la arteria se quede abierta para permitir el flujo de sangre.
  • Trombólisis. La terapia de trombóisis usa medicamentos diseñados para disolver los coágulos y restaurar el flujo normal de la sangre. Estos medicamentos se aplican directamente al bloqueo a través de un pequeño catéter dirigido por un cable de guía.
Intervenciones quirúrgicas
  • Cirugía de bypass - Hay muchos tipos de procedimientos quirúrgicos vasculares que se pueden hacer dependiendo del área de la oclusión. Después de terminar de hacer todas las pruebas diagnósticas, tu cirujano vascular comentará contigo cuál es el injerto de bypass que sea mejor para tu situación. Un injerto, bien de una vena de tu pierna o un injerto artificial (hecho por el hombre), se usa para circunvalar la arteria afectada por la enfermedad. El injerto se usa para crear un canal que desvíe el flujo de sangre de modo que circunvale la arteria afectada.
  • Amputación – la extirpación de parte o todo el pie o la pierna (raramente el brazo) si hay estado de gangrena avanzada.

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud par información acerca de una condición médica específica. ©The Cleveland Clinic 1995-2014

Index#s7151


The Cleveland Clinic
Center for Consumer Health Information
216/444-3771 or 800/223-2273 ext.43771
healthl@ccf.org
©The Cleveland Clinic 2014