Cleveland Clinic Logo
Trastornos del Pene

Trastornos del Pene

El pene es una de las estructuras exteriores del sistema reproductivo del hombre. El pene tiene tres partes: la raíz, que esta conectada con la pared del abdomen; el cuerpo, o el mango (palo, etc.); y el glande del pene, que es el extremo con forma de cono (la cabeza). La apertura de la uretra, el tubo que transporta el semen y la orina, esta ubicada en el extremo del glande del pene.

El cuerpo del pene es cilíndrico en forma y consiste de tres cámaras interiores. Estas cámaras están hechas de tejido eréctil especial que es como una esponja. Este tejido consiste de miles de cavernas que se llenan de sangre cuando el hombre esta estimulado sexualmente. Cuando el pene se llena de sangre, se pone rígido y erecto, lo que ayuda a la penetración durante el sexo. La piel del pene esta suelta y es elástica para acomodar los cambios en el tamaño durante una erección.

El semen, que contiene espermatozoides (las células reproductivas del hombre), se echa por el extremo del pene cuando el hombre llega al climax sexual (el orgasmo). Los trastornos del pene pueden afectar al funcionamiento sexual y la fertilidad.

¿Cuales son los trastornos que afectan al pene?

Algunos trastornos que afectan al pene incluyen los siguientes:

El Priapismo
El priapismo es una erección persistente y muchas veces dolorosa que puede durar entre varias horas hasta varios días. La erección del priapismo no esta asociada con la actividad sexual y no se quita con el orgasmo. Ocurre cuando la sangre entre en el pene y no se drena adecuadamente. Las causas comunes del priapismo incluyen:

  • El alcohol o el abuso de las drogas (especialmente la cocaína)
  • Ciertos medicamentos, incluyendo algunos antidepresivos y medicamentos para la presión sanguínea
  • Problemas con la médula espinal
  • Lesión a los genitales
  • Anestesia
  • Terapia de inyecciones al pene (un tratamiento para la disfunción eréctil)
  • Enfermedades de la sangre, incluyendo la leucemia y la anemia depranocítica

El tratamiento para el priapismo es importante, porque una erección prolongada puede causar una cicatriz en el pene si no se trata. El objetivo del tratamiento es aliviar la erección y preservar la función del pene. En la mayoría de los casos, el tratamiento incluye el drenar la sangre usando una aguja situada en un lado del pene. También se pueden usar los medicamentos que ayudan a encoger los vasos sanguíneos, lo que disminuye el flujo de sangre al pene. En raras ocasiones, se puede requerir una operación quirúrgica para evitar daño permanente al pene. Si el trastorno se debe a una anemia depranocítica, puede que sea necesaria una transfusión de sangre. Para evitar el priapismo es importante tratar cualquier trastorno médico subyacente o problema de abuso de sustancias.

Enfermedad de Peyronie
La enfermedad de Peyronie es un trastorno en el que una placa, o bulto duro, se forma en el pene. La placa puede desarrollarse en la parte superior (más común) o lado inferior del pene, en las capas que contienen tejido eréctil. La placa suele comenzar como un área localizada de irritación e hinchazón (inflamación), y se puede convertir en una cicatriz dura. Las cicatrices reducen la elasticidad del pene en el área afectada.

La enfermedad de Peyronie ocurre frecuentemente de forma leve que se cura sin tratamiento en 6 a 15 meses. En estos casos, el problema no progresa pasada la fase de inflamación. En los casos severos, la enfermedad puede durar años. La placa endurecida reduce la flexibilidad, causando dolor y forzando al pene a doblarse o arquearse durante las erecciones.

Además de la doblez del pene, la enfermedad de Peyronie puede causar dolor generalizado además de erecciones dolorosas. También puede causar angustia emocional, y afectar el deseo y la habilidad del hombre de funcionar durante el sexo.

Se desconoce la causa exacta de la enfermedad de Peyrone. Los casos que se desarrollan rápido, duran un corto periodo de tiempo y se van sin tratamiento suelen ser causa de un trauma (por un golpe o doblez) que causan que sangre dentro del pene. Sin embargo, algunos de los casos de la enfermedad de Peyronie se desarrollan lentamente y son lo suficientemente severos para requerir tratamiento quirúrgico. Otras causas posibles de la enfermedad de Peyronie incluyen:

  • Vasculitis – Esta es una inflamación de los vasos sanguíneos o de los vasos linfáticos. Esta inflamación puede llevar a la formación de tejido cicatrizante.
  • Enfermedades del tejido conectivo – Según el Instituto Nacional de Salud, alrededor del 30 por ciento de los hombres con la enfermedad de Peyronie también pueden desarrollar trastornos que afectan al tejido conectivo en otras partes de sus cuerpos. Estos trastornos generalmente causan un engrosamiento o endurecimiento del tejido conectivo. El tejido conectivo es tejido especializado – como cartílago, hueso o piel – que actúa como ayuda de otros tejidos corporales.
  • Herencia – Algunos estudios sugieren que un hombre que tenga algún pariente con la enfermedad de Peyronie tiene un riesgo más alto de desarrollar la enfermedad él mismo.

Ya que la placa de la enfermedad de Peyronie suele encoger o desaparecer sin tratamiento, la mayoría de los médicos sugieren esperar de uno a dos años o más tiempo antes de intentar corregirlo con una operación quirúrgica. En muchos casos, la operación quirúrgica produce resultados positivos. Pero debido a que las complicaciones pueden ocurrir, y a que la mayoría de los problemas asociados con la enfermedad de Peyronie (por ejemplo, el reducción del pene) no se corrigen con cirugía, la mayoría de los médicos prefieren hacer operaciones quirúrgicas solo en los hombres que tienen curvaturas tan severas que las relaciones sexuales son imposibles.

Hay dos técnicas quirúrgicas que se usan para tratar la enfermedad de Peyronie. Uno de los métodos consiste en la extirpación de la placa seguido por la colocación de un parche de piel o material artificial (injerto de piel). Con la segunda técnica, el cirujano quita o pincha el tejido del lado del pene opuesto a la placa, lo que cancela el efecto de doblarse. El primer método puede incluir la pérdida parcial de la función eréctil, especialmente la rigidez. El segundo método, conocido como el procedimiento de Nesbit, causa una reducción del pene en erección.

Un tratamiento no quirúrgico para la enfermedad de Peyronie consiste en inyectar una medicación directamente a la placa en un intento por ablandar el tejido afectado, disminuye el dolor y corrige la curvatura del pene. Los implantes de pene pueden usarse en los casos en que la enfermedad de Peyronie ha afectado la habilidad del hombre de conseguir y mantener una erección.

Balanitis
La balanitis es una inflamación de la piel que cubre la cabeza del pene. Un trastorno similar, la balanopostitis, se refiere a la inflamación de la cabeza y del prepucio. Los síntomas de la balanitis incluyen rojez o hinchazón, picor, sarpullido, dolor y una descarga de un líquido que huele mal.

La balanitis ocurre más frecuentemente en hombres y chicos que no han sido circuncidados (que no les han quitado el prepucio mediante operación quirúrgica), y que no tienen buena higiene. La inflamación puede ocurrir si la sensibilidad de la piel debajo del prepucio no se lava regularmente, dejando que el sudor, la suciedad, la piel muerta y las bacterias se almacenen debajo del prepucio causando irritación. La presencia de un prepucio tirante puede hacer que sea difícil mantener la zona limpia y puede llevar a irritaciones y una sustancia de mal olor (esmegma) se puede acumular debajo del prepucio.

Otras causas pueden incluir:

  • Dermatitis/alergia – La dermatitis es una inflamación de la piel, a menudo causada por alguna sustancia irritable o una alergia de contacto. La sensibilidad a los elementos químicos que hay en ciertos productos- como jabones, detergentes, perfumes y espermicidas – puede causar una reacción alérgica, incluyendo irritación, picor y un sarpullido.
  • Infección – Una infección causada por los hongos candida albicans (afta) puede resultar en un sarpullido picajoso y con puntos. Ciertas enfermedades que se trasmiten por vía sexual – incluyendo la gonorrea, los herpes y la sífilis – pueden producir síntomas de balanitis.

Además, los hombres que sufren de diabetes tienen un riesgo más alto de contraer balanitis. La glucosa (azúcar) en la orina que se queda debajo del prepucio sirve como zonas de reproducción para las bacterias.

Una inflamación persistente de la cabeza del pene y del prepucio pueden resultar en cicatrices, que a su vez pueden causar que el prepucio se ponga tirantes (fimosis) y que la uretra se estreche (el tubo que drena la orina de la vejiga). Una inflamación también puede llevar a que el prepucio se hinche, lo que puede causar una lesión al pene.

El tratamiento para la balanitis depende de la condición que la cause. Si hay una infección, el tratamiento incluirá un antibiótico apropiado o medicación contra los hongos o anti-fúngica. En los casos de inflamación severos o persistentes, se puede recomendar la circuncisión.

El tomar las medidas de higiene apropiadas puede ayudar a prevenir futuros ataques de balanitis. Además, es importante evitar los jabones fuertes o los elementos químicos, especialmente aquellos que pueden causar una reacción en tu piel.

Fimosis o parafimosis
La fimosis es un trastorno en el que el prepucio del pene está tan tirante que no se puede empujar hacia atrás (retraer) para mostrar la cabeza del pene. La parafimosis ocurre cuando el prepucio, una vez retractado, no puede volver a su lugar inicial.

La fimosis, que se ve con más frecuencia entre niños, puede estar presente en el nacimiento. También puede ser causada por una infección, o por el tejido cicatrizante que se formó como resultado de una lesión o una inflamación crónica. Otra de las causas de fimosis es la balanitis, que lleva a la formación de cicatrices y zonas tirantes en el prepucio. Se necesita atención médica inmediata si dicho trastorno hace que orinar sea difícil o imposible.

La parafimosis es una emergencia médica que puede causar serias complicaciones si no se trata. La parafimosis ocurre después de una erección o de la actividad sexual, o como resultado de una lesión de la cabeza del pene. Con la parafimosis, el prepucio se queda pegado detrás de la separación de la cabeza del pene. Si este trastorno se deja por un tiempo prolongado, puede causar dolor e hinchazón, e impedir el flujo de sangre al pene. En los casos extremos, la falta de sangre puede resultar en la muerte del tejido (gangrena), y puede que sea necesario amputar el pene.

El tratamiento de la fimosis puede incluir el estiramiento manual, suave del prepucio durante un periodo de tiempo. A veces, el prepucio puede relajarse mediante la aplicación de medicamentos al pene. La circuncisión, la extirpación quirúrgica del prepucio, se usa a menudo para tratar la fimosis. Otro procedimiento quirúrgico, llamado preputioplastia, consiste en separar el prepucio de las glándulas. Este procedimiento preserva el prepucio y es menos traumático que la circuncisión.

El tratamiento de la parafimosis se centra en reducir la hinchazón de las glándulas del prepucio. Poner hielo puede ayudar a reducir la hinchazón, así como aplicar presión sobre las glándulas para forzar la sangre y el líquido fuera. Si estos métodos fallan en reducir la hinchazón y permitir que el prepucio vuelva a su posición normal, se administrará una inyección de medicamentos para ayudar a drenar el pene si es necesario. En los casos severos, un cirujano puede hacer pequeños cortes en el prepucio para soltarlo. La circuncisión también se puede usar como tratamiento para la parafimosis.

Cáncer de pene
El cáncer de pene, una forma poco común de cáncer, ocurre cuando unas células anormales en el pene se dividen y crecen incontroladamente. Ciertos tumores benignos (no cancerígenos) pueden progresar y convertirse en cáncer.

No se conoce la causa exacta del cáncer de pene, pero hay ciertos factores de riesgo para la enfermedad. Uno de los factores de riesgo es cualquier cosa que pueda incrementar las posibilidades de una persona de enfermarse. Los factores de riesgo para el cáncer de pene pueden incluir los siguientes:

  • Circuncisión – Los hombres que no han sido circuncidados al nacer tienen un mayor riesgo de contraer cáncer de pene.
  • Una infección del virus de papiloma humano (VPH) – VPH son un grupo de más de 70 tipos de virus que pueden causar verrugas (papilomas). Ciertos tipos de VPH pueden infectar los órganos reproductivos y la zona del ano. Estos tipos de VPH se transmiten de una persona a otra mediante contacto sexual.
  • Fumar – El fumar expone al cuerpo a muchos elementos químicos que causan cáncer y que afectan a más que solo los pulmones.
  • Esmegma – Algunas secreciones grasientas de la piel se pueden acumular debajo del prepucio del pene. El resultado es una sustancia espesa y mal oliente llamada esmegma. Si el pene no se limpia minuciosamente, la presencia de esmegma puede causar irritación e inflamación.
  • Fimosis – Este trastorno en el que el prepucio se estrecha y se vuelve difícil de retraer.
  • El tratamiento contra la soriasis – La enfermedad de la piel llamada soriasis se trata a veces con una combinación de medicamentos y exposición a una luz ultravioleta.
  • Edad - La mayoría de los casos de cáncer de pene ocurren en hombres mayores de 50 años.

Los síntomas del cáncer de pene incluyen bultos o úlceras (pupas) en el pene, una descarga anormal que sale del pene y sangre. El tratamiento más común para el cáncer de pene es una operación quirúrgica para extirpar el cáncer. Un médico puede quitar el cáncer usando una de las siguientes técnicas quirúrgicas:

  • La escisión local amplia quita únicamente la zona del cáncer y parte del tejido normal a cada lado.
  • La microcirugía es una operación que extirpa el cáncer y la mínima cantidad de tejido normal como sea posible. Durante este procedimiento quirúrgico, el médico usa un microscopio para mirar la zona cancerígena para asegurarse de que extirpa todas las células cancerígenas.
  • La cirugía por láser usa un rayo estrecho de luz para extirpar las células cancerígenas.
  • La circuncisión es una operación quirúrgica mediante la cual se extirpa el prepucio.
  • La amputación del pene (penectomía) es una operación quirúrgica mediante la cual se extirpa el pene. Es el tratamiento más común y más efectivo para el cáncer de pene. En una penectomía parcial, se extirpa solo parte del pene. En una penectomía total, se extirpa todo el pene. Los nódulos linfáticos que hay en la ingle también se suelen extirpar durante esta operación quirúrgica.

Otras opciones de tratamientos son la radiación, que usa rayos de alta energía para atacar el cáncer, y la quimioterapia, que usa medicamentos para matar el cáncer.

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud par información acerca de una condición médica específica. ©The Cleveland Clinic 1995-2014

index#s9127


The Cleveland Clinic
Center for Consumer Health Information
216/444-3771 or 800/223-2273 ext.43771
healthl@ccf.org
©The Cleveland Clinic 2014